La Riviera Maya busca volver a la normalidad tras la ejecución del gerente de Mamita’s Beach. Este jueves, el club de playa lució como si nada

La sangre y las huellas de la ejecución del argentino Federico Mazzoni, en Playa del Carmen, Quintana Roo, se habían esfumado para el miércoles. Tan sólo 24 horas antes, los habitantes de esta zona turística vieron el tiempo detenerse al enterarse del asesinato del gerente del club de playa Mamita’s Beach, un episodio que fue seguido en México y la Argentina, y que ha agravado la crisis de seguridad que azota a la Riviera Maya.

El club buscó volver a la normalidad y cada uno de sus rincones lució lleno. En medio de este escenario sobresaltaron las versiones de los diferentes motivos del homicidio de Mazzoni. El fiscal de Quintana Roo, Óscar Montes de Oca Rosales adjudicó el suceso al crimen organizado y al narcomenudeo. Se refirió al grupo criminal Los Pelones, que desde hace muchos años mantiene el poder en los principales destinos turísticos del estado.

Continuar leyendo en Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.